Reflexiones I

 He alzado mis manos por encima de mi cabeza y he intentado tocar aquello que jamás creí que poseería entre mis pertenencias personales; con las yemas de mis dedos lo he rozado falsamente, en un momento tan fugaz que, cuando se impuso el final de este párrafo, fue el instante más efímero y absurdo de mi vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario