Demasiados recuerdos II

Si tuviera que enumerar palabras para describir aquella semana entre tus brazos, empezaría por cada uno de los suspiros que brotaban de tu pecho y salían por tu nariz acariciando mi cuello. Continuaría por el deslizar de tu dedo sobre mis ojeras para erradicar con bromas las lágrimas incontenidas. No olvidaría las nocturnas sonrisas que acariciaban mis tristes comisuras, y desprendían el celo que las volvía sumisas hacia el suelo. Terminaría por contar con mis dedos y los tuyos cada uno de los anhelos que en noches me aterraron y en mañanas me hicieron llorar. Y así narraría enumerando con todas las sonrisas, las que en este instante liberan comisuras, cada uno de los momentos compartidos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario